el coaching del sonido

El sonido, no solo es música, es mucho más, es vibración en estado puro. Ello, el sondia, te transporta a emociones olvidadas, vividas, o por vivir pero siempre vivas...
Adéntrate en el mundo del sonido y su información que te libera y abre canales de autoconocimietno desde ti para ti y contigo

martes, 4 de febrero de 2014

El día de “contra…”


  
En un momento en el que se ha dicho tantas veces que ir en contra no es solución sino aumentar el problema, en un momento en el que la madre teresa de Calcuta ya dijo que iría a una manifestación a favor de la paz y no en contra de la guerra, no seguimos viendo pillados en el mercantilismo SOCAL, en el merchandising de las masas atropelladas por la locura del no a esto no a lo otro, contra esto, contra aquello…

¿Cuántas veces hemos dicho ir en contra es alimentar aquello para después oponernos a ello…? Qué bueno que así lo hagamos, sin duda, es un agotamiento social para que posteriormente, agotada la sociedad de pedir, sea más fácilmente manipulable, por eso nadie se opone desde los órganos de poder a ir contra la guerra, contra la violencia, sea de género no, contra el aborto, contra el cáncer, contra el SIDA, contra la iglesia, contra el absolutismo, contra la estupidez… Imagínense cuantas veces pensamos en todas esas cosas… y cuantas veces manifestamos no querer algo que está casi sellado a fuego en nuestro propio ADN…  Ahora bien, yo muchas veces digo en estos medios sociales… ¿Hay alguien que esté a favor del cáncer? ¿Del SIDA? ¿De la guerra? ¿La violencia, el absolutismo, la intolerancia…? Y entonces todo el mundo piensa reflexiona y la inmensa mayoría dice… pues… pues tal vez, tal vez no.
 
Así pues, tal vez, de algún modo ir en contra es ayudar a todo aquello que lo hace posible, es favorecer que aquello suceda para al mismo tiempo decir “ves, te lo dije, esto es así”… claro y lo es pues así lo vamos creando en el día a día constantemente…

Esta realidad va provocando que nuestra vibración vital, nuestra sensación, nuestro propio re-sonar vaya siendo mermado para ir imponiendo una vibración menos acorde con lo natural, con  a vida, con Gaia, con la pachamama y así, de este singular modo ir neutralizándonos en nuestra propia existencia a favor de los que quieren dominarnos… Es, en suma una forma de autodominación de todos con todos.

Por eso, en vez de ir contra el cáncer y llenar todo de lacitos rosas contra el cáncer, ir a favor de la vida, a favor de la fraternidad, a favor siempre de lo bueno, lo sano lo saludable… y en esa dinámica, lo que único que cabe es sonreír y seguir hacia delante con una sonrisa que nos ayuda  atener ganas de vivir, no de luchar, ganas de ser más nosotros mismos, y no ser dependientes de fármacos, de terapias, de controles, ir a los sitios que queremos por decisión no por necesidad… ser lo que somos, Vibración en estado puro que resuene junto a los demás en una frecuencia, la de la vida y que se va propagando y contagiando ayudando a que el entorno psicosocial que nos rodea sea más liviano.

¿Me niego al día contra el cáncer? No, sencillamente voy sólo a favor de la vida, nada más… es, cual velero un cambio de timón y de velas en dirección a favor del viento no en contra de las olas, porque las olas están ahí y siempre lo están solo hay que saber jugar con ellas cual jugador de póker juega con las cartas que le vienen a la mano…
 
Hay quien piense que estoy patrocinando el abandono a enfermos con este tipo de enfermedades, y no es cierto, lo que estoy intentando es que el enfermo no se centre en su enfermedad sino en todo lo que hay más allá de esta, que su enfermedad no es el centro de su vida, sino una característica más de sí mismo, que el cáncer es una enfermedad de muerte sí, lo sé, pero que ahora mismo lo que estamos es VIVOS… y eso se nos olvida. Posiblemente con este planteamiento no sanaré a nadie, ni lo pretendo pero si consigo que alguien en estas circunstancias gane calidad de vida… me sentiré el hombre más dichoso del universo pues habré conseguido que no hablemos de cáncer, sino de vida, no hablemos de muerte, sino de ganas de vivir, tratemos al enfermo como un ser vivo no como alguien condenado a la muerte... Si lo piensas a esa “condena” estamos todos llamados, solo cambia la forma de ir así que disfrutemos de la vida con todo lo que tiene, con sus 24 horas diarias sus 365 días cada momento es único, mágico irrepetible y eso, es lo que nadie no se puede quitar, el presente es nuestro porque siempre, siempre es “ahora”

Ante todo, sobre todo, y por encima de todo SI A LA VIDA

Rafael Castro
Lince Apache


No hay comentarios:

Publicar un comentario